lunes, 25 de febrero de 2013

El Principito

Tenía muchísimas ganas de hacer al Principito Amigurumi..así que después de cacharrear, ¡lo he conseguido!



viernes, 8 de febrero de 2013

Superchampis!

Desde hace un tiempo, tengo que reconocer que estoy empezando a recordar cosas de mi infancia (eso dicen que lo empiezas a pensar cuando sientes que te haces mayor. ¡Pero si yo me siento en la flor de la vida, por dios!) Es muy típico que en las conversaciones que empiezo últimamente hable de las series que veía, las barbies con las que jugaba (se han dado casos recientes de jugar con ellas y disfrutar como una enana cambiándolas de ropa y peinándolas...) las canciones que cantaba, los amigos que tenía, y las mil y una historias que inventaba que siempre acababan en un mundo de princesas en los que todo era preciosiiiisiimo.
Madre mia, la imaginación de un niño no tiene límites. Pero a este paso, parece que la mía tampoco. Así que aquí sigo con este post nostálgico que hoy tiene un claro protagonista; ...¡¡el mundo de nuestro queridísimo Super Mario!!

Cualquiera que haya jugado alguna vez (más del 99% de la población seguro) sabe que ese mundo engancha. Que tiene una canción inicial inolvidable que te la ponen de fiesta y la bailas fijo (yo lo haría sin dudarlo) Que las pantallas son geniales. Que el sonidito al coger las monedas es la leche. Que cada vez que te metías en una tubería pensabas; "a ver que me encuentro yo aquí". Que cada vez que te montabas en el caparazón de la tortuga e ibas a toda prisa, eras el "puto amo" de la pantalla. Que las plantas carnívoras esas iban de chulitas para impresionar, pero que luego eran mucho más fáciles de matar de lo que te creías. Qué siempre molaba coger vidas extra, y que, cada vez que cogías una estrella, te hacías invencible y te ponías a darlo todo porque la canción, hay que reconocerlo, era un temazo.

Por todas estas cosas, el mundo de Super Mario se merece un homenaje. Y yo como siempre, con las agujas y las lanas, hago mis reconocimientos particulares, únicos y exclusivos. Y como no hay nada más majo y adorable en ese mundo del que os hablo, que los mini champiñones rojos que te hacían grande, o los verdes que te daban la tan ansiada vida extra...acabo de cogerme uno de cada y los he hecho un hueco en Los Mundos de Sarita... (aunque ha estado verdaderamente complicado)

¡¡Aquí los tenéis!!




Son super fáciles de hacer, y estoy pensando en adaptarlos en tamaño para hacerlos en llavero. Seguro seguro que causarían sensación. Tendría una avalancha de pedidos y me haría millonaria haciendo setas del Super Mario de ganchillo. ¿Por qué no se me había ocurrido antes?...

Bueno, mientras sigo soñando, de momento ahí las dejo. En la estantería del salón ( a ver lo que duran ahí) alegrando con sus colores nuestro días. ¡¡¡¡Cómo me gustaaaan!!!